Conéctate con nosotros

Actualidad

Colombia recibe 364 mil vacunas para atender salud de migrantes venezolanos

Bélgica y la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline, donaron 364 mil vacunas para los migrantes venezolanos.

Publicado

el

El gobierno nacional recibió una donación de 364 mil vacunas para los migrantes venezolanos presentes en el territorio colombiano, esta ayuda fue entregada por el Gobierno de Bélgica y por la multinacional farmacéutica GlaxoSmithKline.

La donación, avaluada en 4 millones de dólares (unos 12.240 millones de pesos), le fue comunicada a Juan Pablo Uribe Vélez, ministro de Salud y Protección Social, este miércoles en un acto protocolario organizado por Jana Zikmundova, embajadora de Bélgica en Colombia.

También puede leer: factores de salud de refugiados y migrantes en el mundo

donación de vacunas busca proteger salud de migrantes venezolanos

Por tal razón, las vacunas, que llegarán al país a mediados de agosto procedentes de los centros de producción de esa compañía en Bélgica, son para resguardar contra el rotavirus, el neumococo, difteria, tos ferina y tétanos.

Según el ministro Uribe, las vacunas serán distribuidas por todo el país, donde se estima hay cerca de 1,2 millones de migrantes venezolanos. A los biológicos podrán acceder acercándose a los hospitales públicos.

Unificación de esfuerzos entre Bélgica y Colombia

 “Colombia ha hecho un gran esfuerzo para atender de buena manera a los migrantes venezolanos, como lo ha reconocido la Organización Mundial de la Salud. Por ejemplo, con nuestro Programa Ampliado de Inmunizaciones (PAI) –uno de los más completos de la región– hemos aplicado 1,2 millones de dosis adicionales de vacunas para atender a esta población, dijo el Ministro.

Igualmente, el ministro celebró la respuesta de Bélgica y de GSK a la solicitud de cooperación del presidente Duque. “Esta ayuda llega en buen momento a acompañar nuestra respuesta en salud pública, es un ejemplo de solidaridad y acompañamiento a los migrantes.

Actualidad

Covid 19, Patentes, Propiedad Intelectual y acceso a medicamentos

Publicado

el

Claudia Patricia Vacca Gonzalez DIME

Consultorsalud aborda un indispensable pero espinoso tema, que será muy rápidamente el centro del debate mundial con relación al manejo terapéutico de la pandemia del Covid 19, cuando se ubiquen medicamentos con buen perfil de curación, reducción de complicaciones o aumento de la sobrevida, y estos puedan estar revestidos de protección de patentes o de secretos industriales, o comercializados a precios imposibles de abordar con la magnitud que el planeta ahora requiere.

Es un momento histórico para la humanidad en donde nuevamente chocarán los intereses empresariales, con el bienestar general, y en donde debería imperar la cordura, el diálogo, el sentido común y la solidaridad, destacando los retos particulares de los gobiernos ahora empobrecidos, y el espíritu innovador y las inversiones billonarias que en investigación acelerada compromete la industria farmacéutica internacional.

Este documento que expone hoy CONSULTORSALUD entonces resulta imperdible, como una guía anticipatoria de los que tendremos que afrontar en las próximas semanas.

Se trata de un análisis ejecutivo ampliable a otros documentos técnicos, que se titula “Recomendaciones al país sobre propiedad intelectual en momentos de pandemia”, elaborado por DIME, a quien agradecemos el haberlo compartido.

que es, y quienes son “DIME”

Hoy queremos revisar un documento producido por DIME, que se autodefine como ” Somos un Bien Público Regional, conformado por ocho (8) países de América Latina. Promovemos la gestión inteligente de medicamentos de alto impacto financiero con el fin de mejorar el acceso, la equidad y la eficiencia en el uso de los recursos públicos de salud. Buscamos consolidarnos como una herramienta que responda a las necesidades de información de los tomadores de decisiones en salud, mediante la disposición de información validada, comparada e independiente sobre precios, cobertura, competencia, uso racional y evaluación de tecnologías sanitarias (ETES) de medicamentos de alto impacto financiero”.

La Doctora Claudia Patrica Vacca es actualmente la Directora Técnica de DIME.

ANTECEDENTES DE DIME

DIME nació en 2013 (Fase I) como una iniciativa de ColombiaEcuador y México para resolver las necesidades de información comparada de fácil acceso y de alta calidad en los procesos de decisión de financiación pública de medicamentos.

En su Fase I, DIME permitió compartir información comparada de cobertura, precios y competencia sobre 20 medicamentos, en países de ingresos altos y medios.

La evaluación de la evidencia clínica del uso de los 38 medicamentos se realizó mediante un método validado por los países a través de consenso: el core-model de evaluación de tecnologías sanitarias regional. Este core-model es un bien público regional, que permite a los países usar las evaluaciones para sus decisiones, sin necesidad de duplicar el proceso, dado su alto grado de transferibilidad.

En 2015 DIME extendió su cobertura regional (Fase II) hacia los gobiernos de Chile, Costa Rica, El Salvador, Perú y República Dominicana. El propósito de esta segunda fase es ampliar el número de medicamentos analizados y fortalecer los mecanismos de colaboración e interacción para mejorar la eficiencia de las políticas farmacéuticas de cada país, con un enfoque de gestión del conocimiento.

DIME es un proyecto que, durante sus Fases I y II, ha sido financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo BID y ejecutado por la Fundación IFARMA.

RECOMENDACIONES AL PAIS SOBRE PROPIEDAD INTELECTUAL EN MOMENTOS DE PANDEMIA

Este documento viene acompañado de los logos del CODS (Centro de los Objetivos para el Desarrollo Sostenible para América Latina), el Centro de Pensamientos, Medicamentos, Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia, y DIME.

Un medicamento antirretroviral que se usa para tratar el VIH/SIDA (lopinavir/ritonavir) es un candidato prometedor para el tratamiento del COVID-19 aún tiene patentes vigentes en muchos países, incluido Colombia. Es comercializado bajo la marca Kaletra® por el laboratorio estadounidense AbbVie. Kaletra® fue objeto de una campaña mundial de activismo para presionar a Abbvie y a los gobiernos a que permitieran la producción y comercialización versiones genéricas de más baratas (esta medida se llama licencia obligatoria). En Colombia el proceso terminó en un control de precios, pero no en la expedición de una licencia obligatoria.

Otro medicamento, el remdesivir, del laboratorio Gilead está también siendo estudiado para para el COVID-19. Es un medicamento nuevo. En Colombia ya han sido otorgadas patentes que lo protegen y otras están en proceso de ser concedidas.

Otros insumos y dispositivos médicos indispensables para la atención de las complicaciones de la epidemia pueden están protegidos por patentes, modelos de utilidad y datos de prueba.

También hay secretos industriales que limitan el la producción de copias y, por lo tanto su rápida reproducción y disponibilidad.

El movimiento global por el acceso a medicamentos sostiene que los medicamentos son bienes meritorios que no deben estar sujetos a las reglas de mercado como cualquier otro bien. Algunas voces abogan por la necesidad de que los medicamentos sean bienes públicos. En el contexto actual de pandemia por COVID-19 esta solicitud resulta más que evidente y es más fácil comunicar la idea. Hoy más que nunca, es evidente la necesidad de que el conocimiento y la innovación circulen libremente.

Algunos países ya tomaron medidas para remover las barreras de propiedad intelectual que protegen a las tecnologías sanitarias patentadas, necesarias para enfrentar la pandemia, de manera que puedan usarse libremente y sin restricciones.

En el sitio web http://www.plebio.unal.edu.co/ se ha compilado la información sobre este tema y se continuará actualizando en el sitio DIME COVID-19 http://www.proyectodime.info/informacion-regional/informacion-seleccionada-sobre-covid-19/informacion-de-mercado-patentes-precios-y-otros-asuntos/.

Una síntesis y sistematización de esas medidas, así como una explicación más amplia sobre el contexto y los conceptos de propiedad intelectual requeridos para comprender mejor el asunto, se encuentran en una versión más larga de este documento publicada en DIME COVID-19.

El Centro de Pensamiento Medicamentos Información y Poder de la Universidad Nacional de Colombia y el Centro ODS de la Universidad de Los Andes, hacemos las siguientes recomendaciones a Colombia:

Sumarse a la iniciativa del Presidente de Costa Rica

El Presidente de Costa Rica envió una carta al Director de la OMS en la que solicitan varias medidas que se permita el acceso y uso de la propiedad intelectual que protege las tecnologías para detectar, prevenir, controlar y tratar la pandemia por COVID-19.
El Director General de la OMS se pronunció favorablemente sobre la solicitud y anunció que acoge las sugerencias. Sería deseable que Colombia hiciera un pronunciamiento formal sumándose a la iniciativa y que participe activamente en las actividades y discusiones que tengan lugar y, sobre todo, coopere proporcionando la información que requerirá la OMS.

Suspender los efectos de las patentes y otras figuras de propiedad intelectual

En los decretos que se expidan en el marco de la declaratoria de Estado de Emergencia, el gobierno puede decretar la suspensión temporal de los derechos de exclusividad (es decir monopolios) que otorgan las patentes, los datos de prueba y los modelos de utilidad, de manera que cualquier empresa o persona pueda reproducir las tecnologías protegidas por esas figuras y utilizar la información, sin que ello signifique ninguna infracción.

Varios países contemplan el uso de licencias obligatorias. Colombia tiene una larga experiencia con las licencias obligatorias, pero no ha concedido ninguna. Desde hace más de 10 años, Colombia siempre ha tenido abierto algún proceso para otorgar licencias obligatorias. Primero para Kaletra®, luego para Glivec® (imatinib) y actualmente para los antivirales de acción directa que curan la hepatitis C. Esto permite concluir que el proceso es largo, y dispendioso. Incluso si se hiciera un proceso ad hoc en el marco del Estado de Excepción, no estará a la altura de la respuesta expedita y urgente que se requiere para hacer frente a la emergencia sanitaria. Las licencias obligatorias forman parte de la normatividad de patentes y fueron concebidas para ser utilizadas en estado de normalidad. A no ser que sean automáticas, la manera más práctica y expedita es suspender los efectos de la propiedad intelectual en vez hacer licencias obligatorias.

En el Decreto 476 del 2020 “Por el cual se dictan medidas tendientes a garantizar la prevención, diagnóstico y tratamiento del Covid-19 y se dictan otras disposiciones, dentro del Estado de Emergencia Económica, Social y Ecológica” el gobierno, en el artículo 1.7 decidió “declarar de interés en salud pública los medicamentos, dispositivos médicos, vacunas y otras tecnologías en salud que sean utilizadas para el diagnóstico, prevención y tratamiento del COVID­ 19”. Uno de los tipos de licencias obligatorias que existen (porque hay varios) es el de “licencia obligatoria por razones de interés público”. Ese tipo de licencia es la única que se ha intentado en Colombia en los tres casos ya mencionado (Kaletra, Glivec y Antivirales de acción directa) y tiene como requisito la “declaratoria de razones de interés público” por parte del Ministro de Salud. No es claro si lo establecido en el artículo 1.7 tiene ese propósito. En todo caso, insistimos, para responder a la pandemia es más apropiado y práctico suspender los efectos de exclusividad de las patentes, que hacer licencias obligatorias.

Generar una metodología para el reconocimiento ex-post de regalías

De acuerdo con las reglas nacionales e internacionales, el uso de los inventos, innovaciones e información protegida por propiedad intelectual, sin consentimiento del dueño, debe ser compensado en todos los casos mediante el pago de regalías.

En el país no existe una metodología establecida en las normas de propiedad intelectual para calcular y pagar las regalías.  Esa metodología deberá crearse y puede basarse en los lineamientos y recomendaciones emitidos por la OMS y el PNUD. Ello le corresponde a la Superintendencia de Industria y Comercio, aunque también puede hacerse en una norma expedida por el Ministerio de Comercio Industria y Turismo. Las normas actuales que rigen la materia (artículo 62 de la Decisión Andina 486) establecen que las regalías deben establecerse ex-ante y como condición para permitir un uso de la materia patentada sin el consentimiento del titular.

No obstante, en las medidas que se tomen en el marco del Estado de Excepción, debe establecerse claramente que el pago será ex-post. La ausencia de normas sobre el cálculo de la regalías no puede ser un impedimento para hacer uso de las innovaciones y creaciones necesarias para enfrentar la pandemia y que estén protegidas por la propiedad intelectual. La urgencia del asunto lo justifica. Es deseable sin embargo aclarar, en los decretos de Estado de Excepción, que la compensación se hará en su debido momento, una vez se expida la metodología.

Suspender todos los trámites de patentes y otras formas de propiedad intelectual

Es muy probable que el medicamento Remdesivir del laboratorio Gilead, esté patentado o en proceso de ser patentado en el país. Este es uno de los medicamentos que ha mostrado ser prometedor para tratar a los pacientes con COVID-19.

En los decretos del Estado de Excepción también debe disponerse la suspensión de todos los trámites de patentes, modelos de utilidad y protección de datos de prueba en la SIC y el INVIMA, sobre tecnologías o información que pudieran ser útiles para hacer frente a la pandemia. Con esta medida, se evita la generación de monopolios adicionales a los ya existentes y el pago de regalías, según lo explicado en el punto anterior.

Identificar, organizar y crear un repositorio de acceso público de la información útil que reposa en la Gaceta de la Propiedad Industrial y en el INVIMA

A partir de una lista de tecnologías sanitarias necesarias para enfrentar la pandemia que elabore el Ministerio de Salud, la SIC puede buscar e identificar las patentes o modelos de utilidad concedidas para esas tecnologías, organizarlos y ponerlos a disposición del público, de manera que puedan consultarse fácilmente. Esta información puede ser de gran utilidad para los grupos de académicos, científicos y empresas privadas que están trabajando actualmente en desarrollar soluciones para hacer frente a la emergencia, por ejemplo, los grupos dedicados a elaborar ventiladores mecánicos.

El INVIMA puede hacer lo mismo con la información clínica sobre calidad, seguridad y eficacia de las tecnologías sanitarias a las que les ha otorgado registro y que reposa en sus archivos también de manera desordenada. Hay un gran debate global sobre si esta información es pública o corresponde a un secreto industrial. La Corte Europea de Justicia determinó recientemente que gran parte de esa información es pública. Sin embargo, dado que el debate no está zanjado en todo el mundo, recomendamos que en los decretos del Estado de Emergencia se determine el carácter público de esa información y se ordene su disposición para consulta fácil de cualquier ciudadano en el sitio web del INVIMA.

Solicitar firmemente a las empresas a que publiquen algunos de sus secretos industriales

Lo más probable es que gran parte de la información para reproducir tecnologías necesarias para enfrentar la pandemia sea secreta, en especial en lo relativo a los dispositivos médicos más requeridos como los ventiladores mecánicos. Una alternativa adicional a la ingeniería reversa para poder copiarlos y fabricarlos localmente, es que las empresas productoras revelen sus secretos. El Gobierno puede entablar un diálogo con los fabricantes y persuadirlos de hacerlo.

El gobierno también puede crear un mecanismo de cooperación, para que la experticia de las empresas privadas se ponga al servicio de la salud pública de manera que colaboren con las diversas iniciativas académicas que hay andando en este momento, brindando apoyo técnico.

Incorporar salvaguardas en las becas y préstamos de convocatorias públicas de innovación

Al igual que la Unión Europea, el gobierno de Colombia ha lanzado convocatorias y retos de innovación (MinCienciatón del Ministerio de Ciencias y retos de Innpulsa) para incentivar la creatividad y la innovación para enfrentar la pandemia. Es fundamental, como lo señala la carta abierta de 60 organizaciones de la sociedad civil a los gobiernos europeos, que en las becas o préstamos que se otorguen en el marco de esas convocatorias, se incluyan condiciones de transparencia y acceso, de manera que los esfuerzos no se privaticen y los resultados se pongan al servicio de la salud de los ciudadanos.

Tomar medidas para mantener el abastecimiento de medicamentos

La hidroxicloroquina, la azitromicina, el lopinavir/ritonavir y el remdesivir son medicamentos en estudio que pueden ser prometedores para el tratamiento de COVID-19. Para los dos primeros hay oferta local de genéricos. El lopinavir/ritonavir está patentado y solo lo vende la multinacional AbbVie por lo cual no hay genéricos en el país. El remdesivir está probablemente patentado (o en curso de ser patentado) a Gilead y no tiene registro sanitario en Colombia.

Hay alertas nacionales e internacionales de probable acaparamiento y desabastecimiento de estos medicamentos. La India anunció la prohibición de exportaciones de hidroxicloroquina. Eso deja a Colombia muy vulnerable porque, si bien tenemos una industria fuerte de genéricos, todas las materias primas, incluido el ingrediente farmacéutico activo, son importadas. Ante este panorama es importante convocar de manera urgente a los productores locales y establecer un espacio formal y organizado de diálogo de manera que puedan producirse en el país los medicamentos requeridos, incluyendo las materias primas. También deben facilitarse los trámites de registro sanitario.

Continuar leyendo

Actualidad

Dificultades técnicas para el diagnóstico del Covid 19

Publicado

el

Instituto Nacional de Salud

El Instituto Nacional de Salud (INS) hizo declaraciones públicas reconociendo las dificultades que actualmente se atraviesan para la celeridad en el diagnóstico de los nuevos casos de Covid 19.

QUE DICE EL INS

Estamos trabajando para superar dificultades técnicas para el diagnóstico del COVID-19. La disminución en el número de casos confirmados en Colombia que se evidencia en el último reporte (jueves 26 de marzo), se debió a una dificultad técnica que estamos buscando superar.

Esto implica la realización de uno de los procesos de su laboratorio para diagnóstico del COVID- 19 de forma manual. Se trata de una máquina de extracción de ácido  nucleico, fundamental para la realización de la prueba diagnóstica molecular del COVID-19.

El daño en una de estas máquinas en el INS, que se encarga de preparar las muestras para pasar luego al proceso de diagnóstico del Covid19 en otras máquinas, afecta la velocidad de producción de resultados pero no su precisión.

La máquina de extracción es de origen alemán y la única solución en el momento es cambiarla. Solución que en este momento no es posible porque el país que fabrica esta tecnología ha cerrado sus puertas a la exportación debido a la pandemia.

El INS que no ha parado de procesar las pruebas,  ha extendido su capacidad humana para dar solución a la contingencia, pero se  trata de una máquina que procesa 100 muestras en una hora y 15 minutos,  ese  mismo número de muestras manualmente no se hace ni en un día.

El INS se encuentra evaluando las siguientes alternativas para subsanar  a la mayor brevedad este impasse:

  • Dentro del Plan que ya existía de crecimiento de la red de diagnóstico en Colombia, laboratorios de universidades podrían iniciar pronto la lectura de muestras.
  • Un tercer laboratorio que cuente con una máquina extractora de ácido nucleico para que pueda hacer esta parte del proceso diagnóstico. Y luego terminar de procesar las pruebas en el Instituto.

QUE ES UN TERMOCICLADOR O MÁQUINA DE PCR

Consultorsalud quiso ampliar el concepto para entender a fondo que es un PCR, y porque resulta tan importante en estos momentos para el diagnostico del Covid 19.

Un termociclador, también conocido como máquina de PCR o reciclador térmico de PCR es un aparato usado en biología molecular que permite realizar los ciclos de temperaturas necesarios para una reacción en cadena de la polimerasa de amplificación de ADN o para reacciones de secuencia con el método de Sanger.

El modelo más común consiste en un bloque de resistencia eléctrica que distribuye a través de una placa una temperatura homogénea durante tiempos que pueden ser programables, normalmente con rangos de temperatura de 4 °C a 96 °C. Dado que las reacciones incubadas en el aparato son en soluciones acuosas, suelen incluir una placa de tapa calentada constantemente a 103 °C para evitar la condensación de agua en las tapas de los tubos donde ocurre la reacción, y así evitar que los solutos se concentren, lo que modificaría las condiciones óptimas para la enzima polimerizante y la termodinámica del apareamiento de los iniciadores.

También existen otras tecnologías menos populares utilizando distribución de aire caliente en tubos suspendidos, logrando el mismo objetivo de transferir calor eficientemente a la reacción para que cambien los ciclos de temperaturas. Entonces, en el termociclador se programan ciclos rápidos y continuos para iniciar los procesos de separación y desnaturalización de las cadenas de ADN molde a bajas temperaturas, luego a bajas temperaturas el anillamiento e los iniciadores para que luego actúe la polimerasa Taq incorporando los dNTPs de acuerdo al ADN molde durante el proceso de PCR.

Sin duda, el termociclador ha sido una gran herramienta, la cual ha ayudado enormemente a la comunidad científica al momento de realizar experimentos a través de la técnica de reacción en cadena polimerasa, la cual aunque posee solo tres pasos para ser realizada, conlleva cambios de temperatura que deben ser muy precisos ya que cualquier error de cálculo puede resultar en un experimento fallido.

Debido a estas implicancias, fue necesario idear una tecnología dura con la cual se pudiera obtener una reacción en cadena polimerasa con el menor inconveniente posible, donde solo se introdujeran los reactivos y la reacción se desarrollara sin ninguna intervención manual, de esta necesidad se logró desarrollar el termociclador, el cual se encarga de transformar energía (energía eléctrica a energía térmica para cambiar la temperatura, dependiendo de la etapa a la cual se encuentre el experimento), intercambiar información (ya que el software se encarga de recibir y dar información con respecto al experimento) y controlar tanto la materia como la energía con la cual se realiza el experimento, por ende el termociclador trabaja con los tres tipos de operando en lo que a tecnología se refiere (materia, energía e información).

DISTINTOS TIPOS DE TERMOCICLADORES

Desde sus inicios, esta tecnología se ha ido desarrollando para adaptarse a las distintas necesidades, por ejemplo existen termocicladores en los cuales los ciclos no producen evaporación de la mezcla (utilizando gotas de aceite mineral), otros que permiten realizar varios programas al mismo tiempo y otros que permiten trabajar a temperaturas diferentes, y muchos otros más. Pero en lo que a modelo estándar se refiere, encontraremos como características un teclado y pantallas las cuales nos indican la temperatura, los ciclos y el tiempo.

Desde hace algunos años varias compañías que fabrican y comercializan estos aparatos han cambiado la resistencia eléctrica por la tecnología Peltier aprovechando las propiedades de los semiconductores. Este material ofrece mejor uniformidad en la temperatura y rampas de incremento y decremento de la temperatura mucho más pronunciadas, obteniendo mejores resultados en los procesos del PCR. En la búsqueda de mejorar la precisión, exactitud y homogeneidad de la temperatura también se han introducido metales como el oro, la plata y otras aleaciones en los bloques de los pozos, logrando estabilidad y reproducibilidad en los ensayos. Los actuales termocicladores son capaces de realizar rápidos cambios de temperatura, y de esta forma realizar los pasos de desnaturalización del ADN, alineamiento o unión del cebador con la secuencia de ADN complementaria y extensión de la cadena de ADN de forma cíclica. En otras palabras, la tecnología del termociclador ha llegado a ser muy versátil en cuanto a las distintas necesidades de los experimentos que van surgiendo con el tiempo.

AQUÍ ESTÁ EL COMUNICADO DEL INS

Continuar leyendo

Actualidad

“La emergencia sanitaria tiene que ser una oportunidad para cambiar el modelo de salud”

Consultorsalud, entrevistó a la Dra. Dionne Alexandra Cruz, Presidenta de la Asociación Colombiana de Salud Pública -ACSP-

Publicado

el

En una entrevista exclusiva para CONSULTORSALUD, la presidenta de la Asociación Colombiana de Salud Pública -ACSP- , Dionne Alexandra Cruz, expusó el punto de vista de la asociación respecto a la llegada del COVID-19 al país, y cómo se está viendo afectado el sistema de salud.

En primer lugar, la Dra. Cruz, explicó el impacto del virus en el sistema de salud de esta manera: “la llegada del virus a Colombia tiene un impacto bastante fuerte porque nuestro sistema de salud pública,es un sistema bastante débil, hoy no podemos hablar en Colombia de un derecho a la salud pleno, pese a que tenemos una ley estatutaria, -Ley 1751 de 2015-, que es una norma de rango constitucional que plantea el derecho a la salud como una garantía de todos los colombianos.” 

MASIFICACIÓN DEL CONTAGIO

Así mismo, la presidenta indicó lo que podría llegar a suceder si se llegase a rebasar el número de casos proyectados por el INS, argumentando que el sistema podría entrar en crisis si no se toman más medidas para prevenir el contagio.

“El escenario de una masificación de contagio en Colombia es realmente preocupante porque el sistema está sobrepoblado en urgencias, la Defensoría del Pueblo afirma que en urgencias hay un sobrecupo de entre 120% a 140%, llegando en algunos casos a un sobrecupo de 200%; por otro lado, tampoco hay los insumos suficientes ya que en Colombia solo hay 5.500 camas de UCI, pero estas camas están mayoritariamente ocupadas en este momento” Puntualiza, la Dra Cruz.

Igualmente, aseveró que varias clínicas y hospitales han solicitado insumos como respiradores, tapabocas, uniformes de seguridad y guantes, para todos los profesionales de la salud incluyendo el personal de limpieza y seguridad que a veces se olvida, pero también necesita estas garantías, y en este momento no cuentan con ellas. 

También puede leer: Defunciones por EPOC: Una perspectiva en Colombia desde 2005 a 2018

MEDIDAS TOMADAS Y MEDIDAS POR MEJORAR

Según la Asociación las medidas tomadas hasta el momento, no son suficientes, y además las que ya se tomaron se hicieron de manera tardía, sin embargo, estas medidas se hicieron en el marco de la toma del liderazgo de gobernadores y alcaldes que decidieron tomar precauciones sobre su población.

“El cierre de puertos y aeropuertos fue una decisión que se tomó tarde, y la llegada de viajeros extranjeros estuvo dispuesta sin ninguna medida de prevención hasta hace poco, los protocolos que debieron ser rigurosos nunca se hicieron” asegura, la Presidenta de la ACSP.

OBSTÁCULO AL ACCESO A LAS PRUEBAS TERRITORIALES

Sin embargo la Dra. Cruz, no desmerita las decisiones tomadas hasta el momento, como el decreto de aislamiento preventivo, los decretos de emergencia económica, y la declaración formal de emergencia sanitaria, pero hace una crítica a la respuesta territorial, ya que hay un obstáculo notorio en el acceso a las pruebas.

“Por ejemplo Corea del Sur y Alemania, nos han demostrado la importancia de hacer pruebas aleatorias extendidas para contener el pico de contagio, estas pruebas se deben realizar a todos los ciudadanos, desde los transportadores, el  personal médico que está en constante riesgo, hasta las personas vulnerables como aquellas que padecen de enfermedades crónicas. Sin embargo, aquí en Colombia entre los procesos de diagnóstico se pierden entre 3 a 7 días desde que el paciente se hace la prueba hasta que recibe el resultado, esto es inadmisible, para un virus que es 4 veces más contagioso que una gripe ” aseguró la Presidenta de la Asociación.

También, ratificó que se deben fortalecer las medidas ya tomadas en materia económica, como por ejemplo reducir el IVA a los productos de la canasta familiar a $0, mientras pasa la contingencia, de este modo el Gobierno Nacional asegurará que todos los colombianos tengan acceso a una dieta saludable que les permita fortalecer su organismo y enfrentar la pandemia.

UNA OPORTUNIDAD PARA MEJORAR…

Finalmente la Dra. Cruz, dijo que esta pandemia tiene que convertirse en una oportunidad para cambiar y reconstruir el modelo de salud, en un nuevo sistema que esté acorde con el derecho internacional a la salud, comprendiendo además que la salud está interrelacionada con muchos factores ambientales, sociales,económicos culturales y políticos. Así se logrará comprender los determinantes sociales de la salud, y se volverá a situar la salud como un tema fundamental en la agenda pública. 

“Debemos entender que no solo es invertir recursos, sino tener muy buenos esquemas de administración, de eliminar la corrupción de nuestro sistema de salud, y de hacer que el derecho a la salud tenga una verdadera validez en país” Concluye la Dra. Dionne Alexandra Cruz, Presidenta de la ACSP. 

Continuar leyendo

Evolución Coronavirus Colombia

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

Indicadores / Cifras