Conéctate con nosotros

Cancer

Colombia implementa nueva técnica para tratar pacientes con cáncer de tiroides

Novedosa técnica quirúrgica denominada tiroidectomía transoral, mejoraría calidad de vida de pacientes con cáncer de tiroides en Colombia.

Publicado

el

Gracias a una novedosa  técnica quirúrgica mejoraría calidad de vida de pacientes con cáncer de tiroides en Colombia.  Se trata de un dispositivo médico que permite a los especialistas practicar la técnica denominada tiroidectomía transoral  en estos pacientes.

Este procedimiento, implementado recientemente en Colombia, es más rápido de practicar ya que consiste en efectuar tres pequeñas incisiones desde el interior del labio inferior de la boca, para posteriormente insertar un endoscopio que permita ver la glándula y así retirarla.

Así mismo, al ser una operación mínimamente invasiva, a nivel estético, no deja cicatrices o marcas en el cuello del paciente, y mejora su calidad de vida al reducir los tiempos de recuperación posoperatoria.

También puede leer: enfermedades no trasmisibles principal causa de muerte en los colombianos: INS

¿Cómo se realizada la técnica tiroidectomía transoral?

Según explica el Dr. Andrés Álvarez, médico cirujano con subespecialización en Cirugía de Cabeza y Cuello, “la tiroidectomía transoral es una técnica que permite a los cirujanos brindar a los pacientes con cáncer de tiroides la mejor atención y garantizar su calidad de vida. El procedimiento convencional es altamente efectivo, pero además de generar un proceso de recuperación más largo, deja una marca visible de por vida en las personas que padecen esta enfermedad. 

Sin embargo, hoy los nuevos dispositivos electro quirúrgicos nos permiten cambiar esta realidad, siendo más eficientes, precisos y generando el menor impacto en el paciente”.

Cifras de cáncer de tiroides en Colombia

En consecuencia, según el Centro Internacional de Investigación sobre el Cáncer, durante el 2018 se registraron 5.114 mil casos de cáncer de tiroides en Colombia, convirtiéndolo en uno de los siete tipos de cáncer con mayor incidencia nacional.

Según el centro de investigación, las mujeres fueron la población más afectada por esta patología ya que por cada 100 mil habitantes se diagnosticaron tres casos en hombres y 14 en mujeres. Esta es una tendencia de prevalencia en el país durante la última década.

Finalmente, recomiendan los especialistas, las personas que sufren de cáncer de tiroides deben ser valoradas para que se les defina el tratamiento indicado según su condición.

ACHO

Vigilancia del cáncer de pulmón después de tratamiento con intención curativa

Publicado

el

Por

Vigilancia del cáncer de pulmón después de tratamiento con intención curativa

La Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO) publicó en su Journal of Clinical Oncology las recomendaciones basadas en la evidencia para la vigilancia de pacientes con cáncer de pulmón estadíos I-III tratados con intención curativa (Schneider BJ). La evidencia se apoya en 14 publicaciones sobre el tema. Sin embargo, la mayoría de las recomendaciones pertenecen al tipo: consenso informal; calidad de la evidencia: baja a moderada; fuerza de la recomendación: baja a moderada.

Estas recomendaciones se aplican a pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas (NSCLC) y cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC) en estadio I-III tratados de forma curativa sin sospecha clínica de enfermedad recurrente. Esto incluye pacientes tratados con cirugía, radioterapia estereotáctica corporal y quimiorradiación.

En resumen, se recomienda tomografía computarizada contrastada de tórax con extensión a las suprarrenales cada 6 meses por 2 años, seguida por estrategia de tamización usual anual con tomografía de tórax de baja dosis. De anotar, no se recomienda vigilancia con tomografía por emisión de positrones (PET), ni con biomarcadores sanguíneos. No se recomienda seguimiento rutinario con resonancia magnética nuclear de cerebro, en cáncer de pulmón de células no pequeñas, mas sí en el de células pequeñas que no reciben radiación craneal profiláctica.

Estas recomendaciones se refieren solo a las estrategias de vigilancia de rutina. Esta guía no aborda las imágenes para evaluar los síntomas y el seguimiento de hallazgos anteriores.

A continuación, se resumen las recomendaciones:

¿Cuál debería ser la frecuencia de las imágenes de vigilancia?

Los pacientes deben someterse a imágenes de vigilancia para la recurrencia cada 6 meses durante 2 años (tipo: consenso informal).

Los pacientes deben someterse a imágenes de vigilancia para detectar nuevos cánceres pulmonares primarios anualmente después de los primeros 2 años (tipo: basado en evidencia).

¿Cuál es la modalidad de imagen óptima?

Los médicos deben usar una tomografía computarizada (TC) de tórax de diagnóstico que incluya las glándulas suprarrenales, con contraste (preferido) o sin contraste al realizar la vigilancia de la recurrencia durante los primeros 2 años después del tratamiento (tipo: consenso informal).

No hay evidencia de un beneficio adicional para una tomografía computarizada del abdomen y la pelvis sobre una tomografía computarizada del tórax que incluya las glándulas suprarrenales como una modalidad de imágenes de vigilancia para la recurrencia.

Los médicos deben usar una tomografía computarizada de tórax de baja dosis cuando realicen la vigilancia de nuevas primarias pulmonares después de los primeros 2 años después del tratamiento (tipo: basado en evidencia).

Los médicos no deben utilizar la tomografía por emisión de positrones con fluorodesoxiglucosa marcada con 18F (PET con 18F-FDG) como herramienta de vigilancia (tipo: consenso informal).

¿Existen factores del paciente, como el desempeño o los límites de edad, que impidan la vigilancia?

Se pueden omitir las imágenes de vigilancia en pacientes clínicamente inadecuados o que no desean aceptar un tratamiento adicional. La edad no debe impedir la vigilancia por imágenes. Se recomienda considerar el estado de salud general, las condiciones médicas crónicas y las preferencias de los pacientes (tipo: consenso informal).

¿Hay un papel para los biomarcadores circulantes en la vigilancia?

Los médicos no deben usar biomarcadores circulantes como estrategia de vigilancia para la detección de recurrencia en pacientes que han recibido un tratamiento curativo de NSCLC o SCLC en estadio I-III (tipo: consenso informal)

¿Cuál es el papel de la resonancia magnética cerebral (IRM) para la vigilancia en el NSCLC y SCLC tratados curativamente?

Para los pacientes con NSCLC en estadio I-III, los médicos no deben usar resonancia magnética cerebral para la vigilancia de rutina de la recurrencia en pacientes que se han sometido a un tratamiento curativo (tipo: consenso informal).

En los pacientes que se sometieron a un tratamiento curativo con intención de SCLC en estadio I-III y no recibieron irradiación craneal profiláctica (PCI), los médicos deben ofrecer resonancia magnética cerebral cada 3 meses durante el primer año y cada 6 meses durante el segundo año para la vigilancia. Se puede ofrecer el mismo programa para los pacientes que recibieron PCI (tipo: consenso informal).

La resonancia magnética cerebral no se debe ofrecer rutinariamente a pacientes asintomáticos después de 2 años de supervivencia libre de enfermedad.

Continuar leyendo

ACHO

El abemaciclib, opción de vida en cáncer de mama metastásico

Abemaciclib más fulvestrant incrementan la supervivencia en ciertas pacientes con cáncer de mama avanzado, resultados del MONARCH-2.

Publicado

el

Qué es el abemaciclib

El abemaciclib es un inhibidor selectivo de las quinasas dependientes de ciclina (CDK) 4 y 6. Estas quinasas se activan con la unión a las ciclinas D y desempeñan un papel fundamental en las vías de señalización que conducen a la progresión del ciclo celular y a la proliferación celular. El complejo ciclina D-CDK4/6 regula la progresión del ciclo celular a través de la fosforilación de la proteína del retinoblastoma (pRb).

Qué es el fulvestrant

El fulvestrant (FASLODEX, Aztra-Zeneca) es un antagonista del receptor estrogénico, se une de forma competitiva con una afinidad comparable a la de estradiol, bloquea las acciones tróficas de los estrógenos sin que él mismo posea actividad agonista parcial (de tipo estrógeno). Cuando el fulvestrant se une a los monómeros del receptor de estrógenos, inhibe la dimerización del receptor, la función de activación 1 (AF1) y AF2 quedan inactivas, se reduce la translocación del receptor al núcleo y se acelera la degradación del receptor de estrógenos. Esto da como resultado efectos antiestrogénicos puros.

Sobre el estudio MONARCH-2

Pacientes

Las mujeres adultas elegibles de cualquier estado menopáusico (las mujeres premenopáusicas o perimenopáusicas recibieron un agonista de la hormona liberadora de gonadotropina) con un diagnóstico de carcinoma de mama avanzado positivo para receptores hormonales, HER2 negativo y un desempeño ECOG 0 o 1. Las pacientes debían tener enfermedad progresiva mientras recibían terapia endocrina neoadyuvante o adyuvante, dentro de los 12 meses posteriores al final de la terapia endocrina adyuvante, o mientras recibían terapia endocrina de primera línea para cáncer de mama avanzado. Las pacientes no eran elegibles si habían recibido más de 1 línea de terapia endocrina o cualquier quimioterapia previa para cáncer de mama avanzado. Se excluyeron los pacientes que habían recibido quimioterapia previa para enfermedad avanzada o cualquier tratamiento previo con fulvestrant o un inhibidor de CDK4/6.

Maniobras

Los pacientes fueron asignados aleatoriamente en una proporción 2: 1. Las pacientes recibieron abemaciclib (150 mg) o placebo dos veces al día cada ciclo de 28 días más fulvestrant (500 mg) mediante inyección intramuscular los días 1 y 15 del primer ciclo y el día 1 de cada ciclo a partir de entonces

Resultados

De 669 mujeres inscritas, 446 se asignaron al azar a abemaciclib más fulvestrant y 223 se asignaron a placebo más fulvestrant. La mediana de supervivencia global fue de 46.7 meses para abemaciclib más fulvestrant y 37.3 meses para placebo más fulvestrant (riesgo cociente [HR], 0.757; IC 95%, 0.606-0.945; P = .01). Las pacientes en el brazo con abemaciclib también tuvieron un tiempo hasta la quimioterapia mayor (mediana, 50,2 meses frente a 22,1 meses).

Conclusión

Los autores concluyen: “El tratamiento con abemaciclib más fulvestrant dio como resultado una mejoría mediana estadísticamente significativa y clínicamente significativa de la supervivencia global de 9,4 meses para pacientes con cáncer de mama avanzad con receptores hormonales positivos, y con HER2 negativo, que progresaron después de terapia endocrina previa independientemente del estado menopáusico.”

El abemaciclib no tiene registro INVIMA para su uso en Colombia.

Comentario

El MONARCH-2, en pacientes con cáncer de mama metastásico, con receptores hormonales positivos, HER2 negativo, demuestra que abemaciclib más fulvestrant incrementa la supervivencia global en 9 meses. Y es el segundo estudio publicado esta semana que demuestra incremento en la supervivencia en pacientes con cáncer de mama metastásico. El otro estudio en cuestión es el  MONALEESA-3 en el que se incluyeron pacientes de características similares tratadas con fulvestrant más ribociclib, otro iCDK4/6. CONSULTORSALUD publicó la reseña de MONALEESA-3




Continuar leyendo

ACHO

Papel de la nefrectomía en cáncer renal metastásico en la era moderna

Dos estudios demuestran que el tratamiento sistémico temprano con sunitinib es más importante que la nefrectomía citorreductora en cáncer renal metastásico.

Publicado

el

Por

Papel de la nefrectomía en cáncer renal metastásico en la era moderna



El Journal of Clinical Oncology, una de las publicaciones periódicas más importantes oncología, publicó un artículo con el listado de los avances más importantes en el tratamiento del cáncer del año 2019 (1).  Se realiza una traducción de algunos apartes del artículo sobre nefrectomía en cáncer renal metastásico.

Previamente, la nefrectomía citorreductiva estuvo indicada en cáncer renal metastásico

En ausencia de terapias sistémicas efectivas, la resección quirúrgica ha sido tradicionalmente el tratamiento primario de muchos cánceres tumorales sólidos, incluido el carcinoma de células renales (CCR). La investigación histórica de 2001 demostró una mejor supervivencia con la extirpación del riñón canceroso (nefrectomía citorreductora primaria o CRNx) seguida de inmunoterapia en comparación con la inmunoterapia sola (interferón alfa-2b). Como resultado de estos datos, miles de personas se han sometido a CRNx desde entonces. Los resultados de dos ensayos controlados aleatorios publicados el año pasado proporcionan evidencia de un enfoque de tratamiento alternativo que podría eliminar la necesidad de cirugía.

Sunitinib superior a nefrectomía seguida por sunitinib en el estudio CARMENA

El ensayo CARMENA (1) demostró que la terapia sistémica con sunitinib solo era comparable a la nefrectomía citorreductora seguida de sunitinib en pacientes con CCR metastásico clasificado como riesgo de supervivencia pobre o intermedio. En este ensayo, 450 pacientes con CCR metastásico fueron asignados aleatoriamente para recibir nefrectomía seguida de sunitinib o sunitinib solo. La nefrectomía se realizó dentro de los 28 días de la asignación aleatoria en el brazo de tratamiento adyuvante; sunitinib se inició dentro de los 21 días posteriores a la asignación aleatoria en el grupo de sunitinib solo.

También puede leer: Optimización de la cirugía de melanoma con uso de terapias innovadoras

La nefrectomía citorreductiva disminuye la supervivencia

Sunitinib solo no fue peor que la cirugía seguida de sunitinib. La mediana de supervivencia general fue mayor para los pacientes que recibieron solo sunitinib: 18,4 meses en comparación con 13,9 meses. La mediana de supervivencia general también fue mayor para los pacientes clasificados como de riesgo intermedio o pobre con sunitinib solo en comparación con la cirugía más sunitinib: 23,4 meses v 19,0 meses y 13,3 v 10,2 meses, respectivamente. Los eventos adversos de grado 3 o mayores fueron ligeramente mayores en el brazo de sunitinib solo (42,7%), en comparación con casi un tercio de los pacientes (32%) en el brazo de nefrectomía-sunitinib. Estos incluyeron debilidad física / falta de energía, síndrome de pies y manos, anemia y neutropenia.

El estudio SURTIME: iniciar sunitinib y diferir nefrectomía, estrategia óptima

Los resultados del ensayo SURTIME (2) indican que un enfoque de primera cirugía no mejoró la tasa de supervivencia libre de progresión en comparación con el retraso de la citorreducción hasta después del tratamiento con sunitinib para pacientes con CCR metastásico primario de células claras. Se incluyeron un total de 99 pacientes, con una mediana de seguimiento de más de 3 años. A las 28 semanas, la supervivencia libre de progresión fue comparable para los dos brazos (42% -43%). Sin embargo, la mediana de supervivencia general fue de 32.4 meses para quienes recibieron sunitinib primero y demoraron la cirugía, en comparación con 15.0 meses para quienes acudieron inmediatamente a la cirugía. Los resultados de un análisis exploratorio sugieren que los pacientes con enfermedad que progresó a pesar del pretratamiento con sunitinib tuvieron un peor pronóstico y fueron menos propensos a tener buenos resultados después de la nefrectomía.

Ambos estudios destacan el papel evolutivo del tratamiento sistémico en pacientes con cáncer renal metastásico.



Continuar leyendo

Innovación

Latinoamércia

Productos destacados

Tendencias

1
Tu carrito de compras

Indicadores / Cifras