Tumores de hígado – cirugía por Microondas en Chile

Autor: 
admin
Técnicas invasivas para el tratamiento de tumores hepáticos

El hígado tiene muchas funciones importantes, incluyendo entre ellas la digestión, procesamiento de alimentos y la distribución de los nutrientes en el cuerpo. Dentro de las enfermedades más frecuentes del hígado encontramos  algunas, como la hepatitis B y C,  que son  causadas por virus, y otras son el  resultado del consumo excesivo de alcohol o de drogas, Así como un tercer factor menos conocido, se trata de la esteatohepatitis no alcohólica (NASH, por sus siglas en inglés), una inflamación y lesión de las células hepáticas causada por la acumulación de  grasa en el hígado, condición que tiene en alerta  un grupo significativo de la población chilena, en especial  la que sufre de trastornos asociados con la obesidad, la diabetes y enfermedad de las arterias coronarias.

 “Si una persona con este cuadro no se cuida en el tiempo, puede desarrollar NASH, que entre un 40% y 50% de los casos deriva a una cirrosis del hígado. Y a su vez, un alto porcentaje de éstos termina presentando tumores”, explica el doctor Marcelo Vivanco Lacalle, cirujano de trasplante y hepatobiliar de Clínica Alemana. De hecho, los hepatocarcinomas están asociados en un 90% a pacientes con cirrosis.

Debido al aumento gradual de personas que presentaban estas patologías, el equipo de cirugía y de radiología intervencional, junto a la participación de los especialistas hepatólogos de la Clínica Alemana, en Chile, desarrollaron un procedimiento quirúrgico  que posibilitó un cambio favorable para enfermos con cirrosis. La nueva técnica quirúrgica es invasiva por vía laparoscópica y tecnología de microondas, los especialistas eliminan de manera eficaz los tumores en hígados de pacientes con esta condición.

Técnicas invasivas para el tratamiento de tumores  hepáticos

  • Ablación por radiofrecuencia
  • Ablación por microondas
  • Ablación por láser
  • Crioablación

Técnica quirúrgica para la eliminación del tumor

Una vez el especialista o cirujano identifica y mide  los tumores a través de un ecógrafo laparoscópico, puede determinar  la cantidad de energía y el tiempo que aplicará la antena de microondas en el centro del tumor para extirparlo.  Comparada con otras tecnologías anteriores como la radiofrecuencia es mucho más efectiva, esta técnica llamada (ablación laparoscópica de tumores hepáticos en enfermos de cirrosis) consiste en insertar el dispositivo a través de la pared abdominal o torácica, lo cual permite “un mejor control en un solo procedimiento”.

Estos tratamientos son alternativa para pacientes con cirrosis hepática que necesitan un trasplante, permitiendo controlar los tumores hasta que se realice el tratamiento definitivo. Para aquellos cuya patología no es crónica les ofrece una mejor calidad de vida. La tasa de éxito para eliminar por completo los tumores pequeños de hígado es superior al 85 por ciento. Destacó el Dr. Vivanco.

Cuáles son los beneficios y riesgos

Beneficios

La cirugía por microondas puede ser un tratamiento eficaz para cáncer hepático primario o cáncer.

  • En la mayoría de los estudios, más de la mitad de los tumores hepáticos tratados con ablación no han reaparecido. La tasa de éxito para la eliminación total de los pequeños tumores hepáticos es mayor del 85 por ciento.
  • Son poco comunes las complicaciones del tratamiento y es mínima la incomodidad que se siente comparada con una cirugía tradicional.
  • La ablación se puede usar repetidamente para tratar los tumores recurrentes.
  • El método percutáneo de la ablación, en el cual se colocan agujas a través de la piel, es un tratamiento mínimamente invasivo, genera pocas complicaciones y no requiere hospitalización.
  • La ablación es un procedimiento relativamente rápido y también lo es la recuperación de manera que la quimioterapia puede reanudarse casi de inmediato. En los pacientes que las necesitan.
  • La ablación es menos costosa que otras opciones de tratamiento.
  • No se necesita incisión quirúrgica: sólo un pequeño corte en la piel que no necesita suturas.

Riesgos

  • Cualquier procedimiento en el cual se penetra la piel conlleva un riesgo de infección.
  • Aproximadamente uno de cada cuatro pacientes sufre de "síndrome de post-ablación", con síntomas parecidos a los de gripe que surgen tres a cinco días después del procedimiento y duran unos cinco días.
  • Se han reportado algunos casos de sangrado, pero normalmente se detiene por sí solo. Si el sangrado es intenso, podrá ser necesario hacer otro procedimiento o una operación para controlarlo.
  • Los órganos y los tejidos cercanos al hígado, como la vesícula biliar, los conductos biliares, el diafragma, y las asas intestinales, se encuentran en riesgo de ser dañadas. Aunque esto ocurre solamente del 3 al 5% de las veces, posiblemente necesite corrección quirúrgica. El riesgo de esta complicación se relaciona con la ubicación del tumor hepático tratado.
  • Menos del 1% de los pacientes posiblemente desarrolle una infección localizada (absceso) en la zona de la ablación del tumor entre las tres a cuatro semanas posteriores al tratamiento.
Compartir en:
Es necesario loguearse para hacer un comentario

Comentarios

(0)