SOS: LA CARTERA ESTA HUNDIENDO EL SISTEMA DE SALUD

Carlos Felipe Muñoz

Cifras y 17 alternativas para resolver la crisis

 

Los esfuerzos del Ministerio de Salud para frenar el crecimiento de la cartera y mejorar la liquidez al interior del sistema de salud colombiano, han sido importantes, pero evidentemente insuficientes.

El Discurso del Ministro Alejandro Gaviria está bien articulado, es coherente, además es convincente, toca las fibras de los actores adoloridos, endeudados y desconfiados, y los transforma en ciudadanos alineados con la causa, que incluso lo aplauden presurosos al término de sus intervenciones, pero lamentablemente no resuelve con la urgencia indispensable, las billonarias deudas y además, de alguna manera anticipa que, un porcentaje no establecido de esas obligaciones (y especialmente las que están a cargo de privados), no podrían ser atendidas por insuficiencia de garantías patrimoniales.

Y aunque estas líneas ya las había escrito antes de reunirme con muchos de los principales líderes y amigos del sistema la semana anterior, antes de abordar mi avión de regreso a Bogotá, me compartía el Ex Ministro Augusto Galan de un escrito suyo que data de hace al menos siete (7) años, y que tituló “La caja de pollos”, y que me parece tiene plena vigencia hoy ( y decidí incorporar al texto), pues sus intríngulis desnudaban y aun lo hacen, una realidad de a puño: todos se quejan, pero ninguno quiere dejar la caja.

“Un empresario colombiano que no trabaja en el sector de la salud, pero quien está interesado en hacerlo, me manifestó hace poco que aproximarse a este sector era como destapar una caja de pollitos recién nacidos: todos chillan, y muy alto, pero ninguno se quiere salir de la caja. Prosiguió su comentario, si hablo con las EPS, se quejan; si lo hago con las clínicas y los hospitales, manifiestan sus aflicciones; si el encuentro es con los médicos y demás profesionales de la salud, igual señalan sus pesadumbres; lo mismo ocurre con las empresas farmacéuticas y con las que proveen insumos médicos; pero ninguno se quiere retirar del mercado”

CUATRO CAUSAS DEL PROBLEMA

El Ministro Gaviria ha manifestado que el problema central de la crisis financiera del sistema de salud, es que estamos gastando más recursos de los disponibles… hecho incontrovertible y obvio, y pese al gigantesco riesgo que entraña, y a las múltiples medidas que han sido adoptadas, no presenta señales claras de mejoría, sino que como vamos a documentar más adelante, crece de manera vertiginosa en el primer trimestre del año 2016.

CONSULTORSALUD ha planteado de tiempo atrás que uno de los potenciales orígenes de este descalabro, puede estar oculto en la matriz de cálculo macro económico de la Unidad de Pago por Capitación UPC, que no ha podido establecer de manera creíble, la capacidad de compra que tiene sobre la creciente canasta de servicios que ahora llamamos Plan de Beneficios (pues ya la Resolución 5592 de 2015 erradico la nomenclatura de Plan Obligatorio de Salud POS); La ausencia de un estudio actuarial sobre su riesgo, y la carga de enfermedad actualizada, tejen un manto de dudas sobre esta circunstancia, especialmente cuando la contrastamos contra la creciente siniestralidad que exhiben las EAPB en sus informes trimestrales.

Tan importante como el primer punto, es la ausencia de un modelo de atención integral, que ha sido excesivamente permisivo con el encumbramiento de la asistencia curativa de alta tecnología, que ha relegado a la medicina preventiva al carácter de cenicienta sectorial, y convertido a un porcentaje significativo de los médicos generales en simples remitidores, desposeídos de autonomía, de capacidad resolutiva y de credibilidad, eso sin contar con la represión a la que están sometidos por la posición dominante de EAPB y prestadores por igual, cuando no por los pacientes previamente  aleccionados por Google.

La falta de cultura sanitaria, cuando no la perversa o innecesaria demanda inducida por intereses particulares, y la contratación de la capacidad instalada más allá del 200% por parte de los oferentes mejor posicionados en el mercado imperfecto que hasta ahora nos conduce, el sobre-uso fraudulento que hacen pacientes tramposos que han aprendido a lucrarse del sistema, y el intervencionismo judicial, han sido otros factores que apuntalan esta segunda causa, que impulsa de manera masiva a los pacientes, a perseguir a los escasos especialistas disponibles, convirtiendo al sistema en un embudo perfecto que bloquea el acceso, lastima al ciudadano, eleva a niveles impagables la presión tecnológica, amén de ser capaz de hacer percibir al prestador y al profesional tratante como culpables, siendo la mayor parte de la veces, una víctima más.

Para identificar la tercera génesis de la cartera, no hay que ser muy creativo, pues el fenómeno plenamente establecido de CORRUPCION florece por doquier en el sector, de manera tan intensa como brillan por su ausencia la justicia pronta y los castigos ejemplarizantes; Hemos sido tan incapaces para enfrentar este flagelo, que nos han lavado el cerebro al punto que percibimos que la liquidación de las empresas (EAPB e IPS), con su abismal carga de desempleo e ineficacia, constituye una política coherente, que le hace frente a este monstruo de mil cabezas, lo cual es una falacia, que encubre la incapacidad operacional para combatir de frente la corrupción, la falta de voluntad política, o, incluso, la complicidad garante de alianzas que van más allá de nuestra comprensión: las empresas no roban… los que roban son los pillos que las dirigen u operan en algún nivel de la cadena del servicio, o los políticos que se lucran de su control.

El gobierno, el Ministerio de Salud, la Supersalud, y especialmente los jueces de la república en este punto, han sido muy inferiores al reto que la democracia les ha impuesto, tanto como la sociedad sectorial toda, que observa inalterable y silenciosa estos comportamientos en toda la gama de escalas y que, como venas rotas, han traído al paciente sistémico a esta sala de cuidados intensivos financieros. Se siguen cobijando con las mejores banderas de la salud, bandidos al interior de todos los subsectores: aseguradores, prestadores, proveedores, gremios e incluso reguladores.

El cuarto aspecto que CONSULTORSALUD identifica como causal de la crisis, se encuentra en la mínima capacidad de LIDERAZGO que ostentan hoy los diferentes gremios de la salud; Los representantes de los subsectores, que, entre otras cosas, llevan quinquenios sentados en sus cómodas poltronas típicamente bogotanas, parecen adormecidos, anestesiados, e incluso indolentes con la gravísima situación financiera de los miles de prestadores al borde del colapso, y decenas de EAPB descapitalizadas a extremo de no poder soportar más, la siniestralidad cabalgante, desconociendo que son las reglas establecidas y la insuficiencia de IVC las que han conducido a este lamentable momento económico. Es muy importante soñar y construir el futuro integral que elimina el fraccionamiento de la atención, pero ese logro requiere antes, el haber resuelto empáticamente el pago de servicios ofrecidos, efectivamente prestados y amparados en normas, que ahora parecen imposibles de hacer respetar: Señor Ministro no podemos ni debemos avanzar sin honrar las obligaciones financieras del presente, pues estaríamos generando un precedente funesto que enlutará al modelo, sus actores y principalmente a los pacientes que ya fueron y siguen siendo vulnerados.

Y no quiero que nadie se confunda, claro que hay que auditar y glosar lo impertinente, lo injustificado, lo que no esté alineado con la evidencia científica, lo que el paciente no necesito o no le fue suministrado, tanto como pagar oportuna y completamente las obligaciones dentro del marco temporal establecido, todo lo demás es un sinsentido.

La desinformación, o la falta de coherencia de la información disponible, parecen ser el elixir del sueño eterno que contamina a varios de estos representantes, que parecen no percibir la angustia profesional e institucional y la inminencia del colapso de muchos; la atomización del problema, es un factor que le permite al Statu Quo preservar las diferencias y la desunión, factores que se convierten en determinantes para evitar los cambios tan necesarios, la construcción colectiva de nuevos senderos, y la aproximación a acuerdos fundamentales para continuar el aprovechamiento de los logros obtenidos, y la corrección inmediata de los pendientes.

LAS CIFRAS DE LA CARTERA DE SALUD CRECEN AL TIEMPO QUE LOS RECONOCIMIENTOS MERMAN

Como el discurso de CONSULTORSALUD no es fundamentalmente dialéctico, sino estratégico y se basa en documentos y cifras oficiales, tenemos que decir categóricamente que el riesgo financiero, medido en términos de deudas por pagar, en salud está llegando a límites de no retorno, veamos:

1)    Régimen Contributivo:

a)    La cartera en el régimen contributivo creció en el trimestre enero a marzo de 2016 un 21% a decir de las IPS y un 22% reconocido por las EPS.

b)    La cartera reportada por los prestadores en el régimen contributivo paso de $3,3 billones, a $4,02 billones en solo tres (3) meses… asombroso.

c)    Por su parte las EPS del régimen contributivo solo reconocen de esa cifra, la cantidad de $ 1,73 billones, marcando una diferencia de $2,28 billones en contra de las IPS.

2)    Régimen Subsidiado

a)    Por su parte en ese mismo lapso de tiempo en el régimen subsidiado, la cartera se redujo un 19% según las EPS, y solo un 0,7% de acuerdo a los reportes de las IPS

b)    La cartera reportada por los prestadores en el régimen subsidiado paso de $2,43 Billones a $2,42 billones, reflejando un proceso de estabilización en el trimestre, y dando quizás una pequeña muestra de recuperación.

c)    Las EPS del régimen subsidiado reconocen de esa cifra con corte a marzo, únicamente $1,47 billones, marcando una diferencia de $ 949 Mil Millones en contra de las IPS.

2)    NO POS régimen subsidiado

a)    La cartera que reportan las EPS, y que estaría a cargo de los ET subió en el primer trimestre del año 2016 un 14,24%.

b)    Esa cartera asciende a $ 279 Mil Millones.

c)    Los ET reconocen de esa deuda el 89,5%

3)    NO POS régimen contributivo (auditoría FOSYGA al paquete de mayo 2016):

a)    Se radicaron 513.944 recobros por Medicamentos No Pos por un valor de $ 224.861.101.984,90

b)    se aprobaron $ 171.844.269.095,45 (76,42%), y

c)    se glosaron $ 53.016.832.889,45 (23,57%).

d)    Por Tutelas, se radicaron 47.813 recobros por un valor de $ 45.968.857.085,38,

e)    se aprobaron $ 24.343.079.500,88 (52,95%), y

f)     se glosaron $ 21.625.777.584,50 (47,04%).

CONSULTORSALUD ha preparado una conferencia virtual, estratégica y plenamente actualizada titulada “Estado actual de la cartera en el sector salud: riesgos individuales por pagadores morosos, prospectiva y recomendaciones”, para todos los interesados en acceder al análisis detallado del riesgo que trae la cartera dando una mirada individual al comportamiento de cada una de las EAPB. Esta es una conferencia de hasta dos horas de nivel gerencial, para los tomadores de decisiones, miembros de juntas directivas, empresarios, inversionistas, y aquellos funcionarios responsables de la gestión de cartera en los prestadores públicos y privados, proveedores de bienes y servicios y la industria farmacéutica de todo el país. Tendremos un auditorio virtual limitado a 500 asistentes (manifiéstanos tu interés de participar y déjanos tus datos completos de contacto en el email riesgodelacartera@consultorsalud.com y te enviaremos oportunamente todos los detalles y el valor de esta inversión).

LAS EAPB EN LIQUIDACION

No podemos olvidar el golpe financiero billonario que recibirán los prestadores y proveedores de todo el país, cuando el liquidador de Saludcoop confirme con la nueva revisión del anexo 05 que está por publicarse, el valor en firme de la glosa, y el posterior cumplimiento o no, de esa expectativa del pago prometido, hecho que dependerá del precio final de venta de los activos secundarios y estratégicos que comenzará en alrededor de 90 días.

Caprecom por su parte ya publicó el valor de las acreencias recibidas, las cuales superan los $3,9 billones, y sabemos que el dinero inicialmente dispuesto para su atención, es de menos a $1 billón, por lo que auguramos un ejercicio de glosas monumental.

17 ALTERNATIVAS PARA ENFRENTAR LA CRISIS FINANCIERA

Quisiéramos empezar diciendo que el gobierno y particularmente el Ministerio de Salud ha adoptado al menos dos paquetes billonarios de medidas financieras denominados Plan de Choque 1 y 2, bien encausadas, pero que ya calificamos de insuficientes, pues las cifras que acabamos de presentar, indudablemente muestran un panorama crítico, que requiere una intervención mucho más agresiva y profunda, y que además, no agregue riesgo injusto a algunos actores (como el endeudamiento al que impulsa el gobierno a los prestadores, bajo la figura de créditos blandos), que -como si fuera poco- transforma a los prestadores en co-financiadores del sistema, y los obliga a asumir riesgos que les son inherentes al Estado y a sus delegatarios las EAPB.

Veamos entonces algunas medidas:

1)    Lucha Frontal contra la Corrupción: creación de un equipo de saneamiento financiero sectorial con alcance forense, que rastree en toda la cadena de actores del sistema el uso de los recursos y sus potenciales desviaciones, sobre-facturación, y contrataciones leoninas que favorezcan intereses particulares y testaferratos sectoriales, y, que se encargue de verificar y eliminar potenciales focos de enriquecimiento ilícito en las altas gerencias, juntas directivas y tomadores de decisiones de AEPB, IPS y Proveedores en los últimos 10 años. Este equipo del más alto nivel, debería estar integrado por expertos sectoriales que ejerzan como peritos neutrales de todos los hallazgos, e investigadores de todas las fuerzas de IVC incluyendo la Supersalud, Fiscalía, Procuraduría y Contraloría.

2)    Celeridad en el proceso de centralización de los recursos y entrada en funcionamiento de la “Entidad Administradora de Recursos del SGSSS” (banco de la salud – Mia salud dirán otros), que releve la actual intermediación, y reduzca focos de ineficiencia y sobre costos.

3)    Exhibir las fuentes de recursos para garantizar que con la eliminación del FOSYGA en septiembre de 2016, se cancelen integralmente las obligaciones pendientes con las EAPB.

4)    Creación de un Fondo de Salvamento Sectorial, con recursos de la nación suficientes para mantener a flote el sistema, y garantizar márgenes de cartera que no superen los 120 días.

5)    Estudio actuarial integral de la capacidad de compra de la UPC, de frente con el nuevo plan de beneficios y de cara con la próxima aplicación de la Ley Estatutaria de Salud. No basta un estudio de cálculo del impacto de la aplicación de la Ley Estatutaria (que ya se contrató), pues estaríamos solo estableciendo el costo de la actualización del plan implícito que exige la Ley, y no revisando el estado actual, potencial génesis de un porcentaje importante de la cartera.

6)    Aceleración de la capitalización patrimonial de las EAPB, y reducción de su número vía alianzas empresariales (y no liquidaciones), para permitir el ingreso de capitales frescos, que oxigenen las finanzas sectoriales, y consoliden una operación más eficiente, efectiva y capaz de asumir la gestión del riesgo sobre territorios y poblaciones específicas. El tiempo dado a las EAPB no debe únicamente centrarse en permitir que, de manera “mágica los patrimonios aumenten”, sin que se evidencie la entrada de nuevos capitales, pues estaríamos auspiciando una capitalización a expensas de la UPC, lo que significaría recortes injustos en los valores o porcentajes contratados a los prestadores, que muy probablemente fomenten barreras de acceso y/o al menos inoportunidad promocional, preventiva y asistencial.

7)    Igualación de la UPC del Régimen subsidiado con la del régimen contributivo en todo el país.

8)    Expedición de un manual tarifario techo, ligado a un régimen de incentivos por calidad y resultados, que limite posiciones dominantes.

9)    Definir con prontitud el marco metodológico para aprobar las “Exclusiones”, de manera que lleguemos a un gran acuerdo nacional, sobre que tecnologías necesitamos y podemos pagar, manteniendo una asistencia de primer nivel. Ya conocemos los tres tipos de manejo que el Ministerio va a dar a este tema tan espinoso del futuro, lo cual tocaremos en otro documento específicamente dedicado a las tecnologías no incluidas en el plan de beneficios con cargo a la UPC (que antes se denominaban NO POS).

10)    Aperturar cupos para la formación de médicos en las especialidades más usadas incluyendo preferentemente Médicos Familiares, de acuerdo al estudio de carga de enfermedad, ASIS y caracterización de la población (no para las subespecialidades), y facilitar la validación de médicos de otros países con verificación previa de altos estándares curriculares (no queremos ni necesitamos profesionales con mínima pericia, experiencia y baja capacidad técnica, resolutiva y científica).

11)    Aprobar impuestos frescos que podrían hacer blanco en tabacos, y bebidas azucaradas y gaseosas, e incluso considerar el incremento de la cotización al sistema de salud, para aumentar los recursos (es indispensable disponer de más fuentes al interior del modelo de atención).

12)    Rastrear y castigar la evasión y la elusión de contribuciones al sistema de salud.

13)    Excluir inmediatamente a los millones de ciudadanos que permanecen de manera fraudulenta en el régimen subsidiado, y que cuentan con capacidad para cotizar. Los paternalismos que se mantienen por interés electorales, siempre han sido la receta que conduce a estruendosos fracasos.

14)    Por supuesto impulsar sin descanso la transición hacia la política de Atención Integral en Salud PAIS, como un elemento clave del mantenimiento y la recuperación de la salud, y la sostenibilidad financiera del sistema en el mediano y largo plazo.

15)    Considerar la Declaración de Emergencia Social, mostrando que pese a que se trata de un proceso crónico y degenerativo sectorial (estoy hablando de la iliquidez y la cartera), existen ingredientes que claramente superan la capacidad de reacción del gobierno, como la liquidación de las 2 EPS más grandes del sistema, la gravísima posibilidad de ocurrencia de un fenómeno de impago de las obligaciones sectoriales superior a los siete billones de pesos, y el crecimiento del fenómeno pese al intervencionismo billonario que ya hemos descrito,

16)    Alinear el sistema de salud, con el potencial escenario de post-conflicto, para transmitir este logro al nuevo modelo (en caso de ser avalado de manera democrática), y permear el ingreso de recursos provenientes de otras fuentes nacionales e internacionales, y

17)    4 x 1000: y porque el Estado si se apresuró a salvar a la banca comercial, y no despega en solucionar definitivamente el hueco fiscal de la salud?. El redireccionamiento de este impuesto (aunque regresivo), puede integrarse a la solución.

COROLARIO

La salud en Colombia deja el amplio espectro del antiguo sistema general que pretendió la ley 100, y se adentra por primera vez en un modelo de atención integral muy ambicioso y bien intencionado, que de concretarse (que es lo que anhelamos la mayoría), representará inmensos beneficios para todo el país; al mismo tiempo, están quedando atrás, los pretendidos y nunca logrados equilibrios fundados en un mercado imperfecto, cuya oferta y demanda debían regularlo, para dar, paso a un sistema en donde el Estado ha comenzado a intervenir de manera directa y completa, para zanjar los abismos que aparecieron y que abastecieron con su simple observación previa, los errores que ahora deben ser resueltos.

Los antiguos paradigmas se destruyen, y nacen nuevos retos, los actores se reorganizan y fortalecen mirando al futuro, muchos acompañados de capitales y talento humano internacional que es bienvenido y necesario para oxigenar las ideas ya desgastadas.

Las políticas públicas son los nuevos rieles, por donde ruedan diferentes vagones reglamentarios más agiles y mejor alineados, cuyos GPS sin duda alguna son la Ley Estatutaria de Salud y el Plan Nacional de Desarrollo.

La calidad escala de los servicios a las redes integrales, y nace de manera impetuosa un modelado territorial que se apuntala en los primeros artículos constitucionales, favoreciendo la indispensable geografía sanitaria, y permitiendo el diseño técnico de rutas por donde ingresar, atender y reportar los resultados de las diferentes cohortes de ciudadanos, que el sistema de salud invita a intervenir promocional y preventivamente, y a asistir cuando el ciclo vital y la vulnerabilidad somática así lo requieran.

El salto conceptual de la salud en Colombia verdaderamente es cuántico (gracias Ministro Gaviria), y su implementación requerirá identificar, sancionar y bloquear a los corruptos, y superar la desconfianza bien ganada de la mayoría de los actores, y segundo salvaguardar sin dudas los logros obtenidos y alcanzar el financiamiento del plan de beneficios vigente y futuro de manera sostenible, de manera que garantice el pago oportuno e integral de los servicios requeridos y ofertados a través de redes, rutas, equipos, prestadores primarios y complementarios, con el concurso de los ET, las EAPB y la participación de la sociedad como un sujeto activo y vital de este nuevo ecosistema sectorial.

Como decía Bruce Mac Master presidente de la ANDI en días anteriores, "que bueno sería que el Sistema de Salud se comportara de manera normal, en donde los servicios prestados…se pagaran”

 

Carlos Felipe Muñoz Paredes

CEO & Fundador

www.consutorsalud.com

 

¿Listo para el entrenamiento virtual sobre cartera? Escríbenos ahora:

riesgodelacartera@consultorsalud.com

Compartir en: